Tratamientos psicológicos en Albacete

Preguntas generales sobre tratamientos psicológicos y psiquiátricos

En Alba Test Psicólogos queremos ayudarle a resolver todas sus dudas, por ello, hemos creado esta sección con algunas preguntas generales sobre psicología y sus respuestas. Esperamos que encuentre la información que necesita.

¿Cuándo acudir a un psicólogo?

¿Cuándo acudir a un psicólogo?

Puede consultarnos siempre que necesite tratamiento de diferentes trastornos, ya sean problemas de sueño, depresión, ansiedad, agorafobia con ataques de pánico, trastornos de la conducta alimentaria (anorexia, bulimia, etc.), traumas, etc.

También en intervenciones sobre una dificultad determinada como fobias específicas, estrés laboral, superación de una ruptura de pareja, etc.
Damos asesoramiento puntual sobre un área concreta, ya sea cómo organizarse en periodo de exámenes, cómo hablar en público, cómo comunicarse mejor con su familia y su pareja, cómo abordar un cambio laboral, etc.

Además, realizamos intervenciones sobre falta de dirección en la vida, clarificación de valores, inseguridad, problemas de autoestima, etc.

¿Es lo mismo un psicólogo que un psiquiatra?

¿Es lo mismo un psicólogo que un psiquiatra?

No, no es lo mismo. La diferencia fundamental estriba en cómo cada una de las disciplinas entiende el comportamiento humano.

Desde la psiquiatría se sigue un modelo médico. Esto significa que entienden que los problemas psicológicos tienen una base biológica, por lo que los tratamientos que utilizan son fundamentalmente farmacológicos.

Por el contrario, la psicología considera que las causas de los problemas psicológicos tienen que ver con cómo se manejan las emociones y pensamientos que el ser humano tiene durante su vida. Por ello, las estrategias que se utilizan se centran en el aprendizaje de determinadas habilidades, para manejar esos aspectos que impiden a la gente llevar a cabo su vida de la forma que desearía.

No obstante, hay ocasiones en las que son necesarios la combinación de ambos enfoques, psicólogo y psiquiatra deberán trabajar en coordinación para conseguir los mejores resultados.

¿En qué consiste un tratamiento psicológico?

¿En qué consiste un tratamiento psicológico?

En un tratamiento psicológico lo que se hace es dar al paciente las estrategias necesarias para desarrollar aquellas habilidades que le permitirán entender y manejar los procesos que les mantienen atascados en sus vidas.

Una vez comprendidos, aprenderá cómo utilizar su sufrimiento para crecer en su vida.

¿Son iguales todas las terapias psicológicas?

¿Son iguales todas las terapias psicológicas?

No, dentro de la psicología hay distintas orientaciones, cada una de las cuales entiende el comportamiento humano de forma diferente.

Podemos encontrar terapias de orientación psicodinámica (por ejemplo el psicoanálisis), humanista, conductistas, cognitivas, sistémicas, etc.

La orientación que más eficacia ha mostrado en el tratamiento de los problemas psicológicos, es la cognitivo-conductual según la división 12 de la APA.

Esto no quiere decir que otras terapias o tratamientos no sean efectivos a la hora de abordar las distintas problemáticas. No obstante, la terapia cognitivo-conductual es la que mejores resultados ha obtenido en la investigación.

¿Qué es EMDR?

¿Qué es EMDR?

EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares) es un abordaje psicoterapéutico en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales.

También se usa para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

EMDR como método combina elementos teórico-clínicos de orientaciones tales como el psicoanálisis, cognitivo-conductual y otras. Para muchos pacientes resulta de mayor ayuda para sus problemas que otras terapias convencionales.

En 1987, Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación (Shapiro, 1989) con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR, el cual demostraba reducir de manera significativa los síntomas del trastorno por estrés postraumático en estas personas.

En el proceso con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. El paciente describe el incidente traumático, a partir del cual es ayudado por el terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustian de dicho incidente.

Mientras el paciente hace movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral) le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos. El terapeuta interrumpe los movimientos oculares cada tanto para asegurarse que el paciente esté procesando adecuadamente.

La estimulación bilateral puede ser:

  • Visual: el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta.
  • Auditiva: el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos.
  • Kinestésica: el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las rodillas u hombros.

Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional.

El terapeuta guía el proceso, tomando decisiones clínicas sobre la dirección que debe seguir la intervención. La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una "resolución adaptativa".

El tratamiento con EMDR puede ser, desde 3 sesiones para un trauma simple hasta más de un año para problemas complejos.

¿Qué es la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)?

¿Qué es la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)?

La terapia de aceptación y compromiso forma parte de las llamadas nuevas terapias cognitivo‐conductuales o terapias de tercera generación.

Surgió a finales de los años 80, a raíz de las investigaciones sobre el lenguaje y la cognición humana por parte de un grupo de investigadores encabezados por Steve Hayes. En 1999 apareció el primer manual escrito por Hayes, Strosahl y Wilson (1999), y en el año 2002 se publicó el primer manual en castellano (Wilson y Luciano, 2002).

Es una terapia que cuenta con el apoyo de las últimas investigaciones sobre el comportamiento humano.

ACT ha sido aceptada como “terapia con apoyo empírico” por la Asociación Americana de Psicología. Su nombre viene de los dos principios básicos de la terapia. Por un lado la aceptación, y por otro, el compromiso con la acción.

La aceptación se refiere a reconocer aquellas experiencias que nos vienen dadas por el mero hecho de ser humanos, como son pensamientos, emociones, sensaciones, recuerdos, y demás experiencias privadas.

A base del sufrimiento humano está la lucha con dichas experiencias privadas, de tal forma que esa lucha (que en algunos casos puede perdurar años) es una lucha que, no solo no se gana, sino que además limita la vida.

El compromiso se refiere a la capacidad que todo ser humano posee de avanzar en su vida, comprometiéndose con aquellas acciones que le hacen sentir vivo y conectado con los demás.

La terapia de aceptación y compromiso ha mostrado su eficacia en una amplia gama de problemas, desde ansiedad, depresión, dolor crónico, estrés postraumático, etc., hasta cuestiones relacionadas con el rendimiento deportivo, pasando por el crecimiento personal.

Visítenos en la localidad de Albacete.

Alba Test Psicólogos hombres en tratamiento psicológico